Qué hacer en la Feria de Sevilla

qué hacer en la feria de sevilla

qué hacer en la feria de sevilla

Con unas mil casetas, la Feria de Sevilla pasa a ser una ciudad dentro de otra. La capital andaluza acoge todos los años a un acontecimiento conocido en todo el mundo y es que, los sevillanos se pasan todo un año preparando la que será la semana de sus vidas. Por ello, cabe destacar qué hacer en la Feria de Sevilla si eres de fuera.

La antigua Hispalis brilla por sí sola. Existen miles de planes que hacer en Sevilla, sin necesidad de accesorios o extras de por medio. Pero semejante concentración, solo puede hacer que sea uno de los lugares más visitados en primavera. Sin embargo, hay mucho desconocimiento acerca de ella y falsos rumores de que, si no eres de Sevilla, no puedes pasarlo en grande en el Real. Pues bien, aquí van una lista de consejos para saber qué hacer en la Feria de Sevilla si no es tu ciudad natal.

qué hacer en la feria de sevilla
Qué hacer en la Feria de Sevilla

Casetas, no carpas

El espacio de esta festividad alberga unas 1.052 casetas, muchas de ellas públicas. Por lo que visitar una de ellas no es del todo difícil. La acogida de los sevillanos a los forasteros es espectacular, no hay nada que más les guste que enseñar lo que más les gusta. Por esa misma razón, es muy probable que se acabe en cualquier caseta que sea de algún conocido o familiar.

Existen lugares concretos para aquellos que vienen de otras ciudades, donde es posible hacer lo mismo que el resto de habitantes de la capital. Lo importante es entender lo básico para saber qué hacer en la Feria de Sevilla: siempre hay que dirigirse a estas carpas como casetas y todas tienen un portero. Esto significa que hay una persona encargada de la seguridad del establecimiento, control de aforo y paso solo a las personas invitadas. Para ser miembro de una hay que pagar una cuota al año.

 

El alumbrao

Se refiere a la noche antes del inicio de la semana del Real. A las 12 en punto de la noche se encienden las luces de una gran portada que simboliza algo característico de la ciudad. Normalmente la conmemoración de algún aniversario.

Ese día también es conocido como “el pescaíto”, debido a que originalmente esa misma cena se come principalmente pescado, a poder ser frito. Nadie se viste de flamenca el sábado de pescaíto, ya que es solo parte de la noche y solo los socios pueden cenar en las casetas.

qué hacer en la feria de sevilla
Qué hacer en la Feria de Sevilla

Ser como ellos

La fiesta es realmente importante y reconocida en todo el mundo. Llevan años de tradición celebrando la Feria de Sevilla, la cual en un principio fue una feria de venta de ganado. Por esta razón, el Real es muy querido por los locales de la zona y promueve un gran interés turístico.

Los turistas que la visitan deben de saber que el ambiente e integrarse debidamente es muy importante para saber entender el porqué de esa adoración y respeto.

Lo primero de todo es saber vestir, la elegancia ha hecho que se conserve la imagen de una feria tradicional y no simplemente de fiesta con parque de atracciones. Bailar, probar los productos locales y el rebujito, significa también entrar en el círculo que hará que no te olvides jamás de esa semana. Aunque parezca muy complicado, todo el mundo baila sevillanas y es realmente divertido.

 

Pasear en coche de caballos

Visitar Sevilla desde un coche de caballos es realmente emocionante. El sonido de los cascos del animal contra los adoquines mientras admiras la Giralda, es una experiencia de lo más sevillana.

Muchos locales eligen este transporte como medio para llegar a la Feria. Es cómodo y seguro, además de tener a los animales bien cuidados. Normalmente, el carruaje para en frente de la caseta y puedes pasear por dentro de la Feria montado en él. Además, muchas personas prefieren ir a caballo sin necesidad de ir en un coche, por lo que es mucho más feriante además de sencillo para montar.

qué hacer en la feria de sevilla
Qué hacer en la Feria de Sevilla

El traje de flamenca

El vestido se compone de una pieza única capaz de conjuntarla con todo tipo de accesorios. Es decir, el diseño de un traje de flamenca es complejo y trabajado, basado en los modelos de la pasarela Simof de moda flamenca del año en cuestión. Trajes con volantes, sin volantes, con lunares o lisos, o incluso el peinado del año. Por este motivo, la elección de los vestidos de gitana requiere tiempo y paciencia.

El colorido de sus telas y mantoncillos crea una mezcla pintoresca por la Feria de Sevilla. Por eso mismo, una de las cosas sobre qué hacer en la Feria de Sevilla, es sacar fotos del paisaje de los vestidos al volar.

En definitiva, hay miles de posibilidades cuando visitas a Sevilla en primavera. Su abanico de experiencias en la capital llega a ser infinito si además coincide con las fiestas del año. La cultura, pasión y arte, están a flor de piel cuando la capital quiere presumir de semana todos los días del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *