La Plaza de toros de Sevilla: su historia y cómo visitarla

Las corridas de toros son una tradición española muy conocida internacionalmente y es en Sevilla donde se encuentra la plaza más importante y con más tradición del país. Tanto es así, que aunque su nombre oficial es Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, muchos la conocen con el nombre de “Catedral del Toreo”.

Si quieres conocer esta tradición o eres ya un amante de la tauromaquia cuyos orígenes se remontan a la Edad de Bronce, en tu paso por la capital andaluza no puede faltar este punto en tu itinerario.

Orígenes de la Plaza de Toros de Sevilla

Es una de las más antiguas de todo el territorio español y en sus orígenes, allá por el siglo XVIII, se construyó de madera. Destaca también por ser el primer ruedo para este fin con forma circular, pues a principios del mismo siglo según se ha documentado, existía uno de aspecto cuadrado en una zona cercana.

La arena, como también se llama, no se terminó por completo hasta el siglo XIX, aunque posteriormente se fueron haciendo algunas pequeñas reformas. En este recinto han toreado grandes personalidades como Manolete, José Tomás y Morante de la Puebla, entre otros.

Por otro lado, han asistido a la plaza personas ilustres como Sissi Emperatriz, el director de cine Orson Welles e incluso Cameron Díaz y Tom Cruise para rodar la película “Noche y Día”, dato que la convierte en una plaza mucho más destacada y distinguida.

La Real Maestranza de Sevilla es todo un símbolo de la localidad y una de sus construcciones más importantes. Te guste este mundo o no, es visita obligada para conocer la cultura y la tradición de este país.

¿Cómo visitarla?

El horario para poder ver su interior es bastante amplio por lo que seguro que encuentras tiempo para hacerlo y no te quedarás con las ganas.

En tu recorrido para conocer la Plaza de Toros de Sevilla podrás acceder a los tendidos, los diferentes sectores en los que está dividida, así como a las cuadras, a la capilla, al palco principal y al conocido como palco “El Príncipe”.

En su interior tendrás la oportunidad, si lo deseas, de acceder a la Sala de Exposiciones o Museo, ubicado bajo las gradas e inaugurado en 1989. Una de las secciones de esta galería está dedicada a exponer cuadros y estampas taurinas, siendo así una de las más importantes del mundo en este sector pues alberga colecciones de óleos que datan del siglo XVIII al XX. La segunda galería es más antigua y muestra los orígenes y la historia del recinto.

La Plaza de toros de Sevilla también aloja la Fundación de Estudios Taurinos, la cual defiende un estudio académico y riguroso del mundo de la tauromaquia.

¿Cuándo visitarla?

Sin duda, los amantes de esta práctica adoran visitarla en dos días clave: en la Feria de Abril y en la Feria de San Miguel, celebrándose esta última en el mes de septiembre.

En total hay 11.500 localidades en su interior, pero a pesar de eso se suele llenar en ambas fechas por lo que si quieres asistir, te recomendamos que no tardes mucho en comprarlas.

Si en tu visita a la Plaza de Toros de Sevilla se acerca la hora de comer o de cenar, no te preocupes. Hay muchos sitios donde comer en Sevilla cerca de la Plaza de España, la cual se encuentra a solo 20 minutos andando de la plaza.

 

La gastronomía sevillana es una auténtica delicia, algo que no te sorprenderá si has viajado por el sur y has tenido la oportunidad de degustar alguno de sus platos. Nuestras sugerencias son las siguientes: “pescaito” frito, un buen gazpacho, rabo de toro y huevos a la flamenca. ¡Hay muchos platos más!

Esta visita es ideal si no dispones de mucho tiempo y quieres conocer Sevilla en dos dias, pues es uno de sus puntos fundamentales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *