Palabras típicas de Sevilla: tu nuevo diccionario

Las palabras y los gestos son la única forma de comunicación que tenemos. Ya sea escrito o hablado, sin nuestra propia forma de mediar palabra sería imposible que nos entendiéramos. Esto, sumado a la riqueza del castellano, permite que cada comunidad, ciudad y pueblo, creen un vocabulario único en el mundo. Por ello, para que podamos también conocer más sobre la cultura de sus habitantes, es importante que sepamos lo básico de las palabras típicas de Sevilla.

Aunque no solo se trata de las pequeñas formaciones de letras, sino también de la forma en la que se dicen. En definitiva: una gramática completa. De merecido conocimiento, la jerga sevillana llega a cualquier parte del mundo solo con cambiar el tono de sus mensajes, porque un «iyo» con entonación no es lo mismo que sin ella.

Teniendo en cuenta que tenemos previsto visitar Sevilla próximamente, será mejor que subamos al nivel básico de conocimiento del sevillano, para no perdernos en sus grandiosas conversaciones. Aquí van alguna de las palabras típicas de Sevilla antes de partir:

Las palabras típicas de Sevilla
Las palabras típicas de Sevilla

Iyo/ ¡iyo!/ iyo…

Cuando entablas una conversación con un sevillano lo primero a destacar es la entonación. Las palabras significan lo mismo si vienen seguidas de signos de exclamación, puntos suspensivos o a secas. ¿Por qué? La situación lo es todo, y mucho más si se mueven las manos o se hacen gestos de admiración.

Si lo que queremos es referirnos a la belleza de la Giralda, será mejor que utilicemos un iyo neutro fuera de sensacionalismo: «iyo, qué bonita es la Giralda«. No te estás dirigiendo a nadie en concreto, pero todo el mundo sabe de qué estás hablando. Si en cambio lo enfatizamos con mucha sorpresa, sería una palabra repleta de signos que servirían para llamar la atención. Si se deja en un simple iyo con puntos al final, debe habernos decepcionado algo muy seriamente.

Debido a que es la más utilizada, entraría en el ránking de las palabras más típicas de Sevilla. ¡Será mejor que nos la aprendamos bien!

Coraje

No puede haber algo más típico que ver a un Sevilla no muy conforme con algo y añadir la palabra «coraje». Siempre y cuando esta venga presidida por la anterior, que formaría en definitiva la frase: «iyo, qué coraje». Quizás sea la más importante del vocabulario para describir cientos de situaciones en las que algo, literalmente, «te ha dado coraje».

Sabia, completa y rica en significados, podemos utilizarla para decir cosas como: «iyo, qué coraje, el Alcázar está cerrao el domingo». Fácil y sencillo para mostrar decepción a algo que nos ha pillado por sorpresa.

Pero, aunque esta sea otra de las palabras típicas de Sevilla, aún queda mucho más por aprender de este vocablo tan variado.

Chaleco

Que no jersey. Muy discutida por el resto de habitantes de España, chaleco viene a referirse a una chaqueta sin mangas, y jersey, a la típica prenda abrigada de invierno que nos cubre todo el torso y brazos. Pero resulta que en Sevilla chaleco y jersey es lo mismo. Aunque incluso dentro de la denominación existen pequeñas diferencias para no crear graves malentendidos.

Preferiblemente, esta palabra está incluida en el diccionario de los sevillanos como una prenda de ropa algo más fina que un jersey corriente de invierno. Sin embargo, no todos utilizan esta diferenciación y la usan de la misma manera. O directamente la palabra original del castellano para llamar al abrigo se omite, para introducir chaleco sin miramiento alguno.

En definitiva, entre las palabras típicas de Sevilla será mejor que añadamos vocabulario para referirnos a la ropa. Sobre todo si vamos a navegar por el río Guadalquivir y debemos llevarnos un «chaleco» por si hace frío.

Las palabras típicas de Sevilla
Las palabras típicas de Sevilla

Botines

Muchos sevillanos están de acuerdo en que no es necesario utilizar un nombre para cada tipo de calzado si puede haber solo uno. A no ser que sea estrictamente necesario porque lo que queremos es decir chanclas y no zapatos de deporte.

Botines es generalmente la palabra favorita para los habitantes de Sevilla que quieren hablar sobre deportivas. No importa el tamaño, color o modelo, siempre se referirán a él de esta forma. Es una buena excusa para economizar el vocabulario y dejarse de líos.

En definitiva, conocer las palabras típicas de Sevilla es esencial para hacerte con la jerga de la ciudad y no acabar totalmente perdido. Si estás visitando la Catedral y quieres recorrer gran parte del centro histórico, lo primero que te recomendarán es que lleves botines cómodos, que no te olvides el chaleco por si hace frío y que llames a la gente como realmente lo hace un sevillano: ¡iyo!