Descubre Itálica

Hay lugares que han pasado más desapercibidos a lo largo de la historia. Sin embargo, este no es el caso de Sevilla. Desde épocas muy lejanas ha resultado ser un territorio crucial en las conquistas de diversas civilizaciones, entre ellas, la fenicia, la visigoda o la musulmana. Otro de los imperios que se asentó en la zona fue el romano, cuya estancia nos deja hoy en día innumerables vestigios y yacimientos para explorar. Especialmente este enclave, Itálica, situada en Santiponce a 7 kilómetros de la ciudad de Sevilla.

Historia

El cónsul romano Julio César solía utilizar la expresión Vini. Vidi. Vici. («Vine. Vi. Vencí.») para hacer referencia a la rapidez con la que el imperio romano conquistaba territorios. Sin embargo, a pesar de ser la primera ciudad que el imperio romano fundó en Hispania, fue Publio Cornelio Escipión, el Africano, quien realizó tal hazaña. Con todo, fue el cónsul romano quien le otorgó el status de municipio.

A comienzos del siglo I, Itálica se presentaba como la parte residencial de la reconocida Julia Romula Hispalis (Sevilla), uno de los centros industriales más importantes del momento. Gozaba de valor y prestigio en la capital del Imperio, Roma. No obstante, todo esto se multiplicó durante los reinados de Adriano y Trajano (siglo II), nacidos en Itálica. Ambos tuvieron siempre en cuenta de dónde venían y procuraban revitalizar la ciudad por medio de construcciones, sobre todo hacia el norte de la misma. Esta extensión se conoce como Nova urbs o ciudad nueva.

Desgraciadamente, esta extensión nunca llegó a completarse del todo y esta zona es lo que actualmente constituye el Conjunto Arqueológico de Itálica. Por su parte, la zona de la ciudad vieja está actualmente sepultada por el pueblo de Santiponce, ubicado ahí por las crecidas constantes del río.

Conjunto Arqueológico de Itálica

Es impactante la cantidad de restos que se conservan, así como su magnitud. Termas, casas, murallas, un supuesto templo, acueductos e incluso un teatro y un anfiteatro conforman este conjunto arqueológico.

Murallas

Fueron edificadas en diversas fases y están hechas de diferentes materiales como hormigón o sillería. Por lo general, se construían con carácter defensivo, aunque también tenían un papel simbólico.

Anfiteatro

Dada su capacidad, era uno de los anfiteatros más grandes del imperio. Cuenta, además, con un foso preparado para distintos espectáculos.

Teatro

Actualmente está restaurado y se emplea para representaciones. Sin embargo, a pesar de ser la obra más antigua del lugar, su falta de uso terminó por dejarlo abandonado e incluso llegó a emplearse para otras actividades que nada tienen que ver con la construcción.

Termas

Se reconocen al menos dos termas en todo Itálica, unas en cada parte de la ciudad. Creadas para satisfacer la higiene de sus habitantes se dividen en termas mayores, las de la ciudad nueva, y termas menores, las que actualmente pueden encontrarse Santiponce.

Casas

Se reconocen diferentes casas. Muchas de ellas, por las características de su construcción, pertenecían a familias ricas o senatoriales. Tienen el esquema tradicional que conformaba las casas de esta civilización, con influencias de la cultura romana y helenística. Además, se conservan muchos mosaicos pertenecientes a las edificaciones, así como sus patios.

Mosaico de Itálica

Esto son solo algunas de las edificaciones que se pueden visitar al acudir al Conjunto Arqueológico de la ciudad de Itálica. Además, podrás pasear mientras te impregnas de historia por las calles adoquinadas del complejo. La conservación de todos los componentes de este recinto te asombrarán y ¡podrás sentirte como un emperador del Imperio Romano!

Si te interesa más información acerca de Sevilla y sus yacimientos, no te dejes sin leer Aquí yace Sevilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *